Cinco olores de #diciembre (más el postre)

Cinco olores de #diciembre (máEl otoño se presta a que abramos bien los ojos y contemplemos esa decadencia colorida de la naturaleza. Pero seguro que también has tenido otro impulso, como yo. Y es que hay ocasiones en los que, de forma inconsciente, te olvidas de mirar hacia fuera. Inspiras y espiras una y otra vez, concentrado en asimilar los olores que abren el libro de una nueva estación justo en ese momento en que diciembre abre camino hacia el invierno.

Hazme caso un momento. Cierra los ojos y respira…

Anuncios
Leer Artículo →

Un árbol bajo el que cobijarse

Esta es la historia de un árbol, uno de tantos que habitaban en aquella ribera del río, y que estaba desnudo de hojas en aquel gélido invierno.

Dudaba de todo. Pensaba que a él, tan feo y desgarbado, no le iban a querer ni las hormigas del campo. A veces se preguntaba qué hacía allí y cuál era su papel. Sin embargo, se mantenía firme en aquel bosquecillo, junto al pequeño y destartalado puente y le servía de ayuda al muchos transeúntes que por allá cruzaban…

Leer Artículo →

Corrales de Navalosa (Ávila)

Granito, ramas, piornal. Al fin y al cabo, estos son los elementos básicos que se encuentran en cualquiera de los antiguos corrales que pueblan las inmediaciones de Navalosa, en las estribaciones del Gredos más abulense. Dice la tradición que tienen origen celta, lo mismo que se sugiere de sus populares cucurrumachos, que se exhiben orgullosos en los carnavales. La forma constructiva, tan medida y práctica, sugiere que estos espacios tenían la finalidad de perdurar en el tiempo, en los siglos.

Leer Artículo →

Un poquito de sol…

Esto de que los inviernos sean tan largos en Ávila es un poco aburrido. Si por lo menos lloviera y nevara en condiciones para evitar las sequías en verano… Pero ni eso.

Ya sé que la primavera no empieza hasta el 21 de marzo, pero estoy deseando ver un poco de luz, un poco de verde en las ramas de los árboles y, aunque luego me tenga que tragar mis palabras, algún que otro insecto…

En esta ocasión, se me está haciendo muy largo el frío. Tengo unas ganas locas de contemplar la floración de cerezos y almendros, de empezar a “amueblar” la terraza de plantas y flores -no tengo ninguna todavía- y de no tener que llevar bufanda. Bueno, eso me da igual.

Quiero un poquito de sol, que siempre reaviva el ánimo y arranca sonrisas. Quiero ir al campo!!!

Leer Artículo →