Monasterio de Ntra. Sra del Risco. Amavida (Ávila, España)

“Cuando los frailes hicieron el convento aquí, por algo fue”. Buen argumento el de Jesús, mientras caminamos entre tomillos, espliego y lavanda hacia un punto: el antiguo monasterio de Nuestra Señora del Risco, que se encuentra en las inmediaciones de la localidad de Amavida (Ávila). Un camino que comienza entre chopos y robles, envuelto en la magia de lo que queda por descubrir; aunque quizá el misterio sólo esté en las aspiraciones del que se acerca a conocer este bello lugar de la comarca abulense del Valle Amblés. Desde el pueblo parece una mota en el horizonte, una torre lejana y misteriosa que parece haber nacido del propio pedregal que la rodea.

Las historias se entremezclan más que en tiempo en espacio. Fundado en 1504 por Francisco de Rivera, el esplendor de este enclave todavía queda patente en sus grandes y fuertes muros, al menos en los que aún quedan en pie después de sufrir, desde mediados del siglo XIX, el tremendo golpe de la desamortización. Éste fue el punto de inflexión, como en tantos otros casos de patrimonio eclesiástico, y a partir del mismo comenzó su ruina. Antes, cubierto de gloria, en este monasterio lleno de vida guardaban animales domésticos y cultivaban sus huertas orientadas al mediodía.

Punto de mira
Desde lo alto de la torre de este antiguo complejo de construcciones, se divisa toda la comarca, flanqueada suavemente por la Paramera, al Sur, la Serrota, al Oeste, la Sierra de Ávila, al Norte, y a lo lejos, en los días muy claros, se llega a ver hasta Navacerrada y la conocida montaña de la Mujer Muerta, ya en Segovia. Los más atrevidos pueden subir a lo alto y contemplar, desde sus enormes vanos de piedra, y ya sin campanas –también están en Villatoro- el paisaje rocoso, en un caso, montañoso –hacia la Serrota- y llano –de cara al valle- que se contempla desde lo alto. Es fácil imaginar tropas de guerreros, rebaños, pastores y caminantes llegando hasta estas tierras, o pasando de largo, ajenos al esplendor de este lugar.

Cruce de caminos

El monasterio de Nuestra Señora del Risco es punto de encuentro de tres caminos bien definidos, asentados en piedra, en otras tantas direcciones: Amavida, Villatoro y Vadillo de la Sierra. Es fácil distinguir sus huellas y ver dónde se dirigían.
Durante mucho tiempo, este recinto conventual se consideraba “tierra de nadie”. En el año 2000, el Ayuntamiento decidió registrarlo con titularidad municipal, con toda la responsabilidad que ello supone. Ahora los caminos hasta este lugar ya no son tan complejos y se puede acceder tanto desde Amavida como desde Vadillo de la Sierra. Ahora los visitantes que habitualmente se dirigen al lugar pueden estar seguros de que hay alguien que les observa. Cuidan de que, al menos, los restos del Risco se mantengan firmes. Tanto como su historia.

Cómo llegar
Desde Ávila, por la N-110 Soria-Plasencia, a 32 kilómetros. Hay que cruzar la localidad de Amavida y seguir, de frente, por un camino durante algo más de 3 kilómetros. Habrá que tener cuidado con algunos desniveles, y el vehículo se puede aparcar en una explanada, a los pies del monte. A partir de este punto, cada uno hace el camino hacia arriba, cruzando varios campos en los que se pueden contemplar grandes robles. Uno de ellos, de unos seis metros de diámetro, es considerado el mayor de la zona. Es algo más de un kilómetro a pie.
También cabe la posibilidad de acceder desde la carretera que se dirige a Vadillo de la Sierra. Hay que dejar el vehículo en la linde de la carretera y seguir a través de prados, casi en línea recta. La ventaja de esta ruta es que se evita la subida del acceso por Amavida, aunque el recorrido es algo más largo, caminando (unos tres kilómetros).

6 Respuestas a “Monasterio de Ntra. Sra del Risco. Amavida (Ávila, España)

  1. >Me ha encantado tu reportaje sobre el risco.Soy descendente de Amavida, y no sabia muchas cosas de las que dices.No entiendo como han dejado y siguen dejando en el olvido ha esta antigua obra de arte. Por que no hacen nada, para intentar cuidar lo poco que queda del monasterio?

    Me gusta

  2. >Hoy, rodeado de nieve he llegado hasta las faldas del Monasterio sin saber de su existencia hasta ahora mismo que lo he buscado en internet.Soy gran admirador de lo antiguo y me fascina el contemplar obras arquitectónicas o restos de construcciones donde la impregnación de quien allí vivió se diluye con el paso del tiempo para desgracia de todos.Hoy todo estaba nevado y helado y el intentar llegar hasta sus muros con mi moto resultaba complicado pues no se dislumbraba el itinerario.Lástima que lugares tan bellos como otros de similares características que conozco perdidos entre la maleza, acaben desmoronándose ante la indiferencia ajena.

    Me gusta

  3. >Es una pasada, ahora en Mayo está todo el campo florecido, huele todo a tomillo y a jaras y si estás atento puedes ver un montón de lagartos verdes y azules. Se sube muy bien, yo fuí desde Poveda, siempre lo veia desde el pueblo alli a lo lejos y es verdad que es un sitio misterioso y especial, cuando vas subiendo lo pierdes de vista y de repente te encuentras con la magnifica torre y los restos del monasterio, hay una fuente aunque ahora no hay agua,y el techo del campanario si está bastante ruinoso, pero es una maravilla contemplar desde alli el paisaje. Yo animo a todo el mundo a que vaya y también me gustaria que se arreglara, al menos limpiar la malza e intentar que no se derumbe lo poco que queda.

    Me gusta

  4. >Lo poco que queda ya se está derrumbando. Yo estuve allí hace algún tiempo,no vi nada diferente a lo que llevo viendo muchos días en mis viajes por los pueblos de Ávila: desidia y abandono en todos los sentidos. Los pueblos se vacían, en muchos no hay ni un solo niño. Quizá las primeras obras que habría que replantearse fueran la construcción de centros escolares que acogieran a niños de varios pueblos con un buen servicio de transporte escolar que los llevara y trajera a sus casas todos los días. Por lo demás, es cierto que es un lugar impresionante, lleno de pájaros y plantas aromáticas… vi un roble que mide seis metros de circunferencia y que tiene aproximadamente dos metros de diámetro, tendrá cientos de años, y desde luego es un monumento vivo y singular al que tenemos que valorar como al mejor de nuestros patrimonios.

    Me gusta

  5. >Un lugar de belleza unica, misterioso y enigmatico, en el que se esconde mucha historia. Una subida algo dura pero muy grata pudiendo difrutar de las vistas que nos ofrece el valle. Una vez alli, las ruinas sorprenden basante, de ser una diminuta torre a lo alto de la montaña a ver una gran torre con un conjunto de estructuras perfectamente conservadas, con pasadizos ocultos,…trasladandose a la epoca y recordando leyendas que dejaron nuetros antepasados.A parte de ser un lugar impresionante, da tristeza ver lo abandonado que está. Se debería limpiar al menos toda la maleza y si fuera posible cosolidarlo y reforzarlo, asi podriamos ver lo hay escondido deabjo y muchas mas personas podrian dfrutar de ello muchos mas años. Se da mucha mas importancia a cosas insignificantes y se deja apartada la cultura y el sacar adelante estos pueblos, que dentro de unos años acabarán siendo como El Risco un lugar fantasma abandonado.

    Me gusta

  6. Pingback: Nuestra Señora del Risco, en Amavida (Ávila) – AvilaTuitera·

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.